El hombre caballo


 

Cuentan los pobladores que existía un ser extraño, aquel era mitad hombre y mitad caballo.

Todos vivían angustiados porque este hombre caballo salía a partir de las seis de la tarde y comía seres humanos.

La gente ya no podía salir o quedarse en la plaza de armas hasta tan tardes. La gente ya no podía salir o quedarse en la plaza de armas hasta tan tarde. Decían que si una persona lo veía a la medianoche en la luna llena, y lo acariciaba, pues se le cumpliría un deseo y este hombre caballo moriría.

Nadie se atrevía porque podía ser mentira lo del deseo. Una noche un señor se arriesgo y el deseo que iba a pedir era ser rico y tener todas las comodidades del mundo. Llego la noche y vio al hombre caballo y al acercarse el animal se enfureció al verlo. Al señor le dio miedo y empezó a correr y correr, y en su trayecto veía mucho dinero desparramado, entonces, se detuvo a recoger todo el dinero, cuando de pronto el hombre caballo lo atrapa y lo devora dejando la calle llena de sangre.

Ahora en aquel lugar esta prohibido pasar por las noches en tiempo de luna llena, porque en toda la calle se encuentran varias monedas que si las recogen se vuelven pobre, estas desaparecen solas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir